La escucha iluminada

Elektra

Si algo predomina ante la audición de «Elektra» es el impacto emocional. (…)

El espectador inquieto sabe dónde está y qué tiene entre manos. Aun así, siempre será una guía escuchar la obra en versión de concierto mientras se apuntan detalles escénicos que también proporcionan visualidad al espectáculo. Ha sido importante la iluminación de Miguel Ruz, muy cuidada en la orquesta, y también la propuesta escénica de Rafael R. Villalobos, limitada a los gestos mínimos y al énfasis de la acción. Nada se explica, tampoco se comenta, salvo la presencia mímica de Agamenon por el bailarín Pedro Beyärdes que se superpone como una nueva capa al relato. (…)

51648-0le-8103

ABC Cultural

MADRID 

Leer crítica completa